dilluns, 28 de juny de 2010


Caminar, es el más antiguo de los ejercicios...

Fue un atardecer de junio caminando por la hierba donde me sorprendieron las hadas por vez primera. Donde lechuzas, árboles y abejas me silbaron al oído y la hierba, jugueteando entre mis dedos, me desnudaba el alma a besos, restañó mis heridas y me barrió el polvo. Créeme, créeme que nunca hubo tanta luz en las tinieblas de mi viejo rompecabezas. Créeme que nada enyesa tantas grietas como caminar por la hierba... Por eso vuelvo a menudo al paraje donde se endulza la brisa, para sentir a Venus cerca, donde se huele la vida donde la piel se me levanta y juego a la 'rayuela' con siete nubes, y la hierba pregunta por los amigos y por las golondrinas que se han ido mientras me hace cosquillas entre el corazón y los dedos.
Créeme, créeme que nunca hubo tanta luz en las tinieblas de mi viejo rompecabezas. Créeme que nada enyesa tantas grietas como caminar por la hierba.

Y recito en la hierba a Pablo Neruda "Tu risa" :

Quítame el pan, si quieres,

quítame el aire, pero

no me quites tu risa.


No me quites la rosa,

la lanza que desgranas,

el agua que de pronto

estalla en tu alegría,

la repentina ola

de plata que te nace.


Mi lucha es dura y vuelvo

con los ojos cansados

a veces de haber visto

la tierra que no cambia,

pero al entrar tu risa

sube al cielo buscándome

y abre para mí todas

las puertas de la vida.

Amor mío, en la hora

más oscura desgrana

tu risa, y si de pronto

ves que mi sangre mancha

las piedras de la calle,

ríe, por que tu risa

será para mis manos

como una espada fresca.


Junto al mar en otoño,

tu risa debe alzar

su cascada de espuma,

y en primavera, amor,

quiero tu risa como

la flor que yo esperaba,

la flor azul, la rosa

de mi patria sonora.


Ríete de la noche,

del día, de la luna,

ríete de las calles

torcidas de la isla,

ríete de este torpe

muchacho que te quiere,

pero cuando yo abro

los ojos y los cierro,

cuando mis pasos van,

cuando vuelven mis pasos,

niégame el pan, el aire,

la luz, la primavera,

pero tu risa nunca

por que me moriría.

3 comentaris:

  1. La risa, escuchar la risa de la persona amada es una de las medicinas mas eficaces que existen.

    ResponElimina
  2. ... Bajo los volcanes, junto a los ventisqueros, entre los grandes lagos, el fragante, el silencioso, el enmarañado bosque chileno... Se hunden los pies en el follaje muerto,...

    "Confieso que he vivido"
    P. NERUDA

    La del Ciri.

    ResponElimina
  3. yo, he caminado kilometros de hierba,he visto millones de adas, he escuchado lechuzas arboles y abejas silbar en mi cabeza, me han desnudado el alma a besos y creia que mi rompecabezas ya habia salido de las tinieblas, hasta que he vuelto a ver su rostro en la pantalla. Que razon tiene don Pablo: niegame el pan, el aire, la luz la primavera, pero su risa nunca...

    Yo mismo

    ResponElimina