dijous, 25 de novembre de 2010


Me pasa algo raro: contra más me ofenden, mejor trato le propino a los que me ofenden.
No soy capaz de pagar con la misma moneda. Si me entero de que alguien estuvo hablando mal de mi, quedo igual, que no quiero decir que me de igual.
Si sé que a alguien le caigo mal y no me soporta.No me enojo.

Al contrario, soy igual de simpática, dulce, quizás comprensiva y dispuesta a escuchar y a entender. Sobretodo la quiero entender y lo mejor es que encuentro justificaciones.
Debo ser una cobarde irredenta.

Ayer por ejemplo, encontré a una persona que me hablaba de otra, otra que no me soporta, sé que me ha dejado verde, si puedo definir un color y yo conversando sobre su vida. Pienso que, como soy consciente de tener "este problema" mejor me hubiera callado, sin embargo no debo entrar en la vida de los "que no me soportan= vete a tomar viento".

Supongo que prefiero ser un mar de aceite a un rí­o revuelto.

A veces he pensado que el mí­o es un gesto que implica subestimar al otro o que los conflictos me ponen loca, que no les soporto. También debo diferenciar la familia, de los amigos, compañeros de trabajo. En familia, reconozco que soy diferente, no mucho, pero un poco más.

Siento que estoy un poco más allá.

5 comentaris:

  1. Es bueno alejarse de la gente que no te quiere.
    Un beso.

    ResponElimina
  2. He leido tres veces este escrito y aún lo lo entiendo, creo que tienes un gran lio en tu cabeza. Tú no eres la madre Teresa de Calcuta ni Jesucristo, que le daban una bofetada y paraban la otra mejilla. Tú eres un ser normal como todo el mundo, y este mundo es muy cruel y cada dia es más dificil de salir airoso. Por lo que te recomiento que hagas caso omiso de las hablidurias , las personas se meten en la vidal de las otras porque no saben que hacer con la suya, y escojen el camino de la calumnia y la mentira para hacer parecer a los demas que son mejor , pero en el fondo son una ....
    Haze caso, no quieras ser martir, en estos tiempos no hay lugar para ellos.
    Te quiere avm.

    ResponElimina
  3. Ay, Verd, esa cobardía a la que aludes la siento yo también en mí. No me enfado con la gente que no me tiene consideración, no devuelvo ojo por ojo, no puedo y no quiero ponerme a la altura de ciertas personas o actitudes. Eso que puede parecer una virtud, yo lo vivo como un defecto, porque a veces no basta con poner la otra mejilla, a veces es necesario ser capaz de defenderse. Siempre digo que me falta agresividad, y me alegra ver que hay personas como yo, que somos iguales en nuestra diferencia. Un beso.

    ResponElimina
  4. Tu siempre tan cordial y viendo a los malos, malisimos des de la barrera.

    Aurora

    ResponElimina
  5. Hola Verd, en mi blog hay algo que te gustará.
    Pomas verdas!!!!!!Bona setmana... Una abraçada. Victoria.

    ResponElimina